Area Riservata

Historia

En los famosos años 60, además de Positano haber sido un fenómeno hippy, experimentó y crió el interesante fenómeno: “Moda Positano”.

Cuando se salia de la ciudad para un paseo en la playa, con frecuencia uno no se sentía a gusto, debido a la ropa inadecuada, ya que como por arte de magia, el clima de esta bahía dorada es siempre suave, entonces se fue en búsqueda de pareos, bermudas, shorts, biquinis y todo lo que se pudiera usar en la playa o en el barco.
Así que las primeras tiendas de cerámica, recuerdos, etc… Han sido buscadas por este tipo de solicitudes. Como los habitantes eran comerciales de origen crearon la famosa “Moda Positano” trayendo al éxito los diseñadores de la región, tallando bufandas, toallas de lino o algodón, y en ocasiones incluso arruinando el ajuar de las novias, transformando sabanas muy finas bordadas a mano y viejos manteles de encaje o ganchillo, en vestidos de noche muy elegantes.
Esta moda extravagante se aprecia desde los primeros momentos, porque era diferente e impensable por los diseñadores locales. El “pezzari” (diseñador napolitano), ayudado por la belleza del lugar, tenia un numero de clientes extravagantes y ricos, pero con un gran deseo de “diversidad”, fue a abastecerse a los mercados de pulgas ya que los ajuares familiares se habían acabado.

image_storia

Fueron los propios diseñadores comerciales improvisadadores que ayudaron los empresarios como Benetton y Fiorucci, a inventar la prenda teñida para dar más posibilidades de elección de los colores, importando la gasa indiana mezclada con encaje antiguo robados de los ajuares, Llamando a la atención muchos diseñadores para producir prendas de vestir blancas y dando un sinfín de colores de acuerdo a las necesidades de los clientes, propio en Positano.
Nacieron muchas tiendas pequeñas como las setas, y en una de ellas, Giacomo Cinque expresa todo su amor a los bordados y al arte, realizando aun en día prendas de ropa extravagantes e aun inéditas.
Y así para realizar siempre prendas de ropa únicas, rodaba los diversos mercados de antigüedades, y se une a Riccardo Ruggiti y juntos abrieron tiendas Antica Sartoria sea en la playa de Positano, sea en el centro del pueblo, en la “Piazza dei Mulini” donde el ritual es rehacer las maletas para seguir las vacaciones.
Vista la necesidad y la falta de diseñadores y ajuares, y el continuo descubrimiento de nuevos lugares dónde producir, con nuestro gusto y nuestra cultura, mantuvimos los precios asequibles para un turista atento a los detalles, pero siempre con la maleta abierta.
Así producimos en todo el mundo y vendemos a todo el mundo, pero con el corazón, cultura y el espíritu de Positano.